viernes, 8 de febrero de 2008

"-¿Sabes Ôshima? ¿Te has puesto triste alguna vez pensando en él cuando estás solo?
-Pues claro-dice Ôshima-. A menudo. Especialmente en la estación en que la luna aparece azulada. O en la estación en que los pájaros emigran hacia el sur. O...
-¿Y por qué dices claro?-pregunto.
-Porque, cuando nos enamoramos, todos buscamos en la persona amada una parte de nosotros que nos falta. Por eso, al pensar en esa persona, siempre nos ponemos en mayor o menor medida tristes. Nos sentimos como si volviéramos a pisar una habitación añorada que habíamos perdido hace muchísimo tiempo. Es natural. Esa sensación no la has descubierto tú. Así que mejor que no intentes patentarla. 
Dejo el tenedor y alzo la mirada.
-¿Una vieja habitación añorada que está lejos?
-Exacto-dice Ôshima. Y levanta el tenedor en el aire-. Es una metáfora, claro."

Haruki Murakami
Kafka en la orilla


No hay comentarios: